in

Polémica por la construcción

Nora Sánchez en este artículo recoge el sentir popular  sobre la construcción de edificios altos. Dice que la Ciudad puede seguir creciendo, pero sin tantos edificios.  El arquitecto Fernando Diez, especialista en Desarrollo Urbano, observa: “Los edificios altos están desparramados en la ciudad y eso es un problema, porque se produce la segmentación del tejido, algo perjudicial tanto para las construcciones altas como para las bajas.”

 “La ciudad es heterogénea y hay que buscar una solución para cada área. Hay lugares donde está permitido levantar edificios y tiene sentido hacerlos. Y sitios donde ahora se permiten pero convendría prohibirlos. Los constructores compran terrenos donde ya existen los derechos de construir en altura, lo que pasa es que esos derechos no habían sido ejercidos antes.

Entonces, para poder decidir estas cuestiones y cambiar la norma en función de la conveniencia urbanística, y no de los intereses particulares, hay que crear una neutralidad económica”.La ciudad es heterogénea y hay que buscar una solución para cada área. Hay lugares donde está permitido levantar edificios y tiene sentido hacerlos. Y sitios donde ahora Se permiten pero convendría prohibirlos.

 Los constructores compran terrenos donde ya Existen los derechos de Construir en altura, lo que pasa es que esos derechos no habían sido ejercidos antes. Entonces, para poder estas Decidir Cuestiones y cambiar la norma en Función de la conveniencia urbanística, y no de los Intereses particulares,hay que crear una Neutralidad económica “.

Según Diez, hay que crear un mercado de derechos de construcción. De esta forma, los dueños de propiedades en lugares donde se prohíba construir en altura podrían venderle los derechos de construcción perdidos a los dueños de las parcelas donde la norma empiece a permitir la construcción hacia arriba.

 Para ejercer el derecho a construir en altura, estos últimos estarían obligados a comprárselo a los primeros. Así se evitarían demandas al Estado por los cambios en la regulación.

“Más allá de la discusión sobre si densificar o no, hay que analizar cada área y buscar alternativas que mejoren la calidad de vida -dice Pusso-. Nuestra postura no es no a las torres, sino que hay que planificar la ciudad y preservar la identidad de los barrios”.

Más para leer en : www.clarin.com/diario/2010/01/14/laciudad/h-02119445.htm

Gran Teatro Falla, 100 años tiene la casa de los ladrillos coloraos

Asociación de Promotores y Constructores de España y la rehabilitación