in

El Aislamiento acústico y la salud

Cuanto más se conoce y se investiga sobre la repercusión del ruido en nuestra vida cotidiana, más valoramos un buen  aislamiento acústico en nuestra vivienda, edificio, oficina, coche… La exposición continua al ruido al final también acaba pasando una alta factura. Según los expertos, las consecuencias que tiene la falta de aislamiento acústico para la salud podemos dividirlos  en tres grandes grupos: psíquicas, fisiológicas y sociales

Las consecuencias psíquicas  empiezan como alteraciones en el sueño ( insomnio o  interrupción de los ciclos normales  de sueño).Al no poder conciliar el sueño, esta actividad de descanso  deja de ser reparadora y placentera para convertirse en una eterna pesadilla con sus consiguientes consecuencias nefastas asociadas, a saber: falta de rendimiento en nuestras actividades cotidianas, falta de concentración,  inseguridad y  estrés. Todo esto sumado puede derivar en depresión personal. Las consecuencias de una depresión no vamos a describirlas.

Dentro del este grupo de los problemas fisiológicos incluimos la pérdida temporal de audición. Llegaremos más lejos si el ruido es intenso y si se está demasiado expuesto. Esto puede derivar en una pérdida permanente de la audición. Dentro de este grupo también se incluirían los insoportables dolores de cabeza, las contracciones musculares que terminan traduciéndose en dolorosas contracturas, las taquicardias y los ataques de ansiedad provocados por una mayor aceleración respiratoria….etc.

En los problemas derivados del ruido clasificados como sociales  se entienden como tales la relación del individuo con la comunidad. Los problemas personales acaban teniendo repercusión en el entorno (amigos y familia). En este grupo entraría lo que llamamos cambios de humor con  una mayor irascibilidad y agresividad. Las consecuencias derivan en aislamiento social.

Para saber más: http://www.msc.es/ciudadanos/saludAmbLaboral/docs/efectosRuidoSalud.pdf

Revestimientos de fachadas Incobends

Impermeabilización de Danosa