permalink

off

Techos acústicos de diseño

Elevar el listón  en diseño  de techos acústicos  es la propuesta  de la  marca
Rockfon,  que vuelve a sorprender con un nuevo documento  en el que que agrupa varios proyectos emblemáticos y de diseño rompedor. Oficinas, hoteles, centros comerciales, restaurantes, museos…  Las soluciones acústicas evolucionan a ritmo vertiginoso, respondiendo a las tendencias más actuales en arquitectura y diseño de interiores. Cambian de forma, esconden sus perfiles, se cuelgan, ganan curvas y color, todo ello para adaptarse a los requisitos de cada proyecto.

Este nuevo documento pretende mostrar un amplio catálogo de soluciones acústicas de gama alta. Mediante un documento inspiracional se repasan los sistemas más innovadores, entre los que destacan techos curvados (como Mono Acoustic TE), colgados (como las islas Eclipse) y de colores (como Rockfon  Color-All). Cada uno de ellos tiene una particularidad propia que ayuda a crear espacios únicos, pero todos se basan en la misma premisa: combinar belleza y protección en un mismo techo.

Además, el documento cuenta con declaraciones de distintos profesionales del sector (entre ellos arquitectos, contratistas y personal encargado de proyectos). A través de su experiencia, estos profesionales garantizan la solidez y la distinción de  estas  soluciones.

Puerto Venecia y Cines SPLAU, proyectos de referencia en el ámbito español.
Desde España, se ha contado con la colaboración del arquitecto Eduardo Simarro, del estudio L35, responsable de las obras del Centro Comercial Puerto Venecia de Zaragoza, recientemente galardonado por los “Mapic Awards” por ser el Centro Comercial con mayores proporciones del mundo.

Según explicaba Simarro, necesitaban un sistema de absorción que permitiera crear líneas curvas en el techo para evocar el movimiento y la fluidez del agua, protagonista de la zona exterior. Con Mono Acoustic TE no sólo lograron este efecto deseado, sino también una alta protección acústica, importante para un centro con estas características, que abarca negocios de diferentes categorías y con una gran acumulación de gente.

También participa en el documento Marta Batlle, ingeniera en organización industrial y arquitecta técnica, encargada de las obras del complejo de cines del Centro Comercial Splau de Barcelona. Batlle se enfrontaba al reto de crear 28 salas de cine, zona común y vestíbulos, en poco más de 9.000m2, asegurando que no pasara el sonido de una zona a otra.

Además, buscaba sistemas prácticos y elegantes que crearan un espacio confortable pero no despistaran al espectador. La arquitecta optó por los baffles Deco y por tonos oscuros de la gama Rockfon Color-All.

Este nuevo documento se ha dividido en 7 secciones, todas ellas pensadas para solucionar las diferentes necesidades que se pueden encontrar a la hora de diseñar un nuevo proyecto:
–    Sin perfiles: Soluciones contínuas que ocultan la perfilería y dan la sensación de techo continuo.
–    Curvas: Tal y como indica Alberto Mínguez, Rockfon Área Manager, “la resistencia de un techo no tiene por qué ser incompatible con la flexibilidad. Hoy en día, ya hay sistemas de techo preparados para instalarse en curva sin perder rigidez, gracias a ello, ha crecido la tendencia de este tipo de techos”.

–    En el techo del mundo: Los innovadores sistemas de absorción en forma de techo en suspensión son una solución eficaz, estética y económica para el confort acústico. Las islas cuelgan horizontalmente y los baffles verticalmente, de manera que se facilita la libertad creativa en cada uno de los proyectos.

–    Espectaculares paredes: Hay edificios en los que son imprescindibles la inteligibilidad y la calidad del sonido, por ejemplo en colegios, teatros o salas de concierto. Los murales absorventes son ideales para estos espacios, ya que mejoran la acústica ambiental.

–    Menos es más: Diseños minimalistas y de grandes formatos, tratados especialmente para crear armonía en todo tipo de espacios.

–    La fuerza del color: Los colores evocan diferentes reacciones emocionales y, dependiendo de su intensidad y de su combinación con los demás colores o elementos del espacio, pueden crear ambientes y estados de ánimo variados. Por ello, se han creado gamas basadas en el color como elemento decorativo.

–    El factor humano: Para que una obra sea suficientemente eficiente, en todos sus sentidos, es necesaria la integración de todo el equipo de trabajo.

A lo largo de prácticamente 100 páginas, podremos conocer obras tan emblemáticas como el Museo Astrup Fearnley de Oslo (Noruega), el Hôtel-Dieu de Vieux-Port en Marsella (Francia), la Universidad de Sealand Campus en Roskilde (Dinamarca), la sede de la Compañía de Teatro Nacional Francesa… Toda una serie de grandes proyectos que definen la filosofía de calidad de la marca.

Comments are closed.