permalink

1

Estufa rusa: como funciona

 estufa_rusa_plano

Dentro de la serie de post sobre la estufas rusas, hoy os mostramos los principios de funcionamiento de las estufas rusas, principios en los que se basan los diseños de estufa rusa que estamos preparando para publicar y que podaís utilizarlos en la construcción de la vuestra.

 

Esquema básico

En la imagen de la izquierda teneís un esquema básico del funcionamiento de la estufa rusa. Como veís, las diferentes líneas de ladrillo retrasan el escape de aire caliente al exterior y lo van acumulando, de forma que el aire que finalmente se expulsa es mucho más frio que el que circula por las primeras líneas.

Por eso es importante que las líneas inferiores de la estufa rusa (los primeros bucles) estén construidas en un ladrillo con alta retención de calor y listo para soportar altas temperaturas. Gracias a la eficiencia de la estufa, solo será necesario alimentarla dos o tres veces al día.

Si os fijaís en el esquema, en la parte izquierda nos encontramos con tres puertas metálicas que ayudan a calentar el espacio frente a la chimenea, que podría ser un gran salón. Depende de la altura también podría ser un espacio en una planta superior, o no tener ninguna puerta si queremos distribuir el calor uniformemente,

En la estructura de la estufa rusa no se emplea ninguna parte de metal, las altas temperaturas pondrían al rojo vivo el metal y lo dilatarían, con el riesgo de que el ladrillo quiebre. Tampoco requiere de mantenimiento, ya que los combustibles que utilicemos se consumen prácticamente en su totalidad y los únicos trabajos que requiere son exteriores, en las uniones de los ladrillos y su aspecto general.

Aunque las paredes de ladrillo de la estufa rusa irradian calor de forma constante, es interesante observar que los lados de la chimenea no irradian por igual. La parte parte más caliente son unos 8 centímetrímetos del final-superior de la primera celda (la de carga), justo donde el aire pasa a la siguiente cámara, los dos siguientes más cálidos están al lado, y la pared trasera donde se produce la combustión es la menos cálida.

Estos datos son interesantes y se deben considerar en el diseño y la localización de la estufa rusa en la casa. Se debe mantener por lo menos 8 centímetros de espacio libre entre chimenea y elementos que puedan arder (maderas, etc). Dado que cada hogar tendrá su propia idiosincrasia, el propietario tendrá un período de prueba y error antes de llegar a un buen equilibrio.

Cuando se está construyendo la chimenea, debemos procurar que el albañil no deje restos de argamasa ni bordes de ladrillo vistos, por lo que alguien sin experiencia en construir estufas rusas debería en principio abstenerse de hacerlo.

Cuando está finalmente construida, debemos “quemarla progresivamente”, el primer día con solo periódicos, el segundo con algo de combustible de madera para que expulse argamasa y otros restos. Después de una semana podemos poner la chimenea a trabajar al 100%, eso sí, teniendo en cuenta que irán apareciendo algunos quiebres que deberemos reparar.

La mayoría de estas rajas deben ser poco importantes si hemos quemado la estufa progresivamente y no comprometen su estabilidad, a veces son invisibles cuando la chimenea está fría.

Para saber más enlace: www.arquibio.com/category/aislamiento/

1 Comment